Mindfullness: Atención Plena

blogjulio22 02

Mindfullness: Atención Plena

Escrito por Eny Ramírez

“Entre el estímulo y la respuesta hay un espacio. En ese espacio está donde poder elegir nuestra respuesta. En nuestra respuesta se encuentra nuestro crecimiento y nuestra libertad”

Victor E. Frankl, autor de “El hombre en busca de sentido”

El mindfulness es la focalización de la atención en el momento presente, es un método para conseguir la atención plena, centrándonos en lo que está sucediendo “aquí y ahora”, aceptándolo sin más, sin intentar cambiar, ni juzgar nada. Su significado es plena consciencia. Concentrarse en lo que sucede en nosotros y en nuestro alrededor y saber renunciar al ruido y a las distracciones.

El doctor JonKabat-Zinn y su equipo, en el año 1979, comenzaron a utilizar mindfulness de modo terapéutico en la clínica de la reducción del estrés del Hospital de laUniversidadde Massachusetts, en USA. De esta forma desarrollaron un programa de 8 semanas basado en mindfulness para la reducción del estrés (MBSR), programa creado para ayudar a las personas a aprender a convivir con condiciones médicas crónicas. 

El objetivo del mindfulness es lograr un profundo estado de conciencia durante la sesión y se usan varias técnicas concretas para alcanzarlo. Buscamos conseguir que nuestra conciencia se relaje y no elabore juicios de nuestras sensaciones, sentimientos o pensamientos.

¿Cómo comenzar a practicar Mindfulness?

Hay dos opciones: practicas formales e informales.

  1. Prácticas informales:

     Son aquellas que se realizan percibiendo el entorno y que se terminan por integrar en la vida diaria. Por ejemplo, salir a dar un paseo y ver con detenimiento el paisaje, los sonidos que se van aconteciendo durante el trayecto, el susurrar de los pájaros.
  2. Prácticas formales:

     Aquellas en las que se establece un tiempo concreto para su práctica durante el día. Por ejemplo, sentarse en silencio durante media hora concentrándose en la respiración.

La práctica del mindfulness en las empresas es uno de los usos que se dan en la actualidad. Esta técnica permite una gestión adecuada del estrés, una mejora de las relaciones interpersonales y un aumento de concentración en las actividades que se desarrollan a diario.

  • Incremento de la concentración en las tareas programadas.
  • Reducción del estrés y la ansiedad.
  • Aumento de la creatividad.
  • Menor rumiación.
  • Aumento de la empatía.
  • Mayor persistencia.
  • Autoregulación emocional.

Tomar unos minutos para reconectar se ha convertido en una experiencia cada vez más gustosa y demandada. Y es que todo ser vivo busca seguridad y refugio.

¿Te animarías a probarlo? 

Scroll to Top